Tau Editores

La editorial creada por escritores

Te recomendamos

PDFImprimir

Final e Inicio

Envíos Nacionales: 0 euros
Envíos Internacionales: 3 euros
12,00 €
Descripción

Final e inicio consecutivo en toda forma de vida, todo organismo y toda materia.

El nexo constante entre la vida y la muerte. La inextinguible rueda que no cesa,

el ciclo del agua y de los seres que pertenecemos a ella y sin la cual no existiría este mundo.

 

Reseña:

Al leer los poemas de Final e inicio – El nexo constante, el flamante poemario de Fran Ignacio Mendoza, vemos que tienen la capacidad de hurgar en los miedos recurrentes. Están construidos usando como punto de partida nuestro miedo a la enfermedad y a la muerte, algo no abordado por el poeta en obras anteriores, también a la vida y sus pretensiones como parte de un ideario que remarca la determinación clara de Mendoza de adentrarnos en sus intereses emocionales. 


Al hilo de esto último, ciertos poemas evocan sensaciones nacidas al amparo del erotismo; un erotismo sofisticado a veces e impuro otras. Un poema afecta al desarrollo del otro. La enfermedad no acaba con el deseo, con los besos perseguidos y anhelados, con el amor ambicionado que se oculta en favor de una dolorosa cotidianidad hospitalaria. Un escenario de experiencias reales y ficticias donde la efectividad de la sangre nos angustia. Las medicinas y guantes desechados, una analítica comparada con un cuadro de vampirismo son nuestra fragilidad ante los protocolos de la muerte en una atmósfera donde reconocemos lo sano y enfermo.

Final e inicio – El nexo constante cita pasajes de otras obras, eficaces y afines al poeta, que refrendan lo escrito. La regla fundamental que es la quebrantable naturaleza humana aparece en sus páginas, pero también lo hacen los pájaros, la luna, el agua cristalina o las estrellas para dulcificar unos poemas ásperos sin apenas concesiones al optimismo.

 
Al final de su lectura queda el sedimento de vacío que desprenden los mundos poco acogedores, el malestar que nos provoca andar perdidos en esos otros más complejos si cabe en los que prevalece lo ilusorio. Y es ahí donde el poemario tiene su mayor cualidad, en ese tiempo elegido entre lo real y lo deseado, entre lo que no está y es ausencia o forma parte de nuestro imaginario. Final e inicio –El nexo constante se relaciona con viejos actores en un distinto escenario, y avanzamos con ellos identificándonos en lo que ocurre enfrente de nuestras casas, reconociéndonos en lo que somos y nos gustaría ser y nunca seremos y por lo que nos pasamos toda la vida atormentando. 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.